Fila Brasilero: Un canino con mucha personalidad e historia

Fila brasilero

De aspecto físico robusto y con carácter noble, esta raza canina de origen brasileño, es una de las más bellas del mundo, su fidelidad extrema con su dueño, su carácter muy determinado, definen al Fila brasilero como la compañía perfecta para proteger a la familia.

Características del Fila brasilero

Dentro de sus características más destacadas tenemos que, el Fila brasilero, es una raza de perro grande, de contextura robusta, atlética por excelencia, de pelaje corto, excelente olfato, de temperamento fuerte y enorme versatilidad, tolerante a los climas extremos.

Este precioso ejemplar canino de espíritu intenso, es capaz de dar la vida por sus amos, su obediencia y territorialidad son muy determinantes a la hora de proteger a los suyos. Su dueño requiere de un carácter igualmente firme para poder dominar el corazón noble y fuerte de este precioso animal.

Fila Brasilero: Ficha Técnica

  • Origen: Brasil.
  • Época: siglo XIX.
  • Grupo de raza: FCI Grupo 02.  AKC grupo de canes de trabajo.
  • Trabajo original: Perro pastor, perro guardián.
  • Trabajo actual: Perro de guardia, perro de compañía
  • Otros nombres conocidos: Mastiff brasileño, Molossoide brasileño, perro de fila.
  • Tamaño: Perro de raza grande.
  • Altura: 65cm / 75cm.
  • Peso: Los machos aproximadamente pesan 50kg, las hembras 40Kg.
  • Colores: Pelaje atigrado, negro, gris, marrón, miel, beige.
  • Tipo de pelaje: Liso y corto.
  • Expectativa de vida: de 9 a 11 años.
  • Manutención: Elevada.
  • Reconocimiento canino: FCI, CAFIB, CKC, NKC, APRI, ACR, DRA, ACA.

Cabe destacar, que en los antiguos Fila brasilero, no existían los de color negro. Esta variedad se dio en los años 70 cuando comenzaron a darse cruzas con el Dogo alemán, quien aportó con sus genes este color.

Fila brasilero

Origen e historia de los Fila brasilero

En cuanto a su origen morfológico, son varios los relatos a los que se hacen referencia, pero el más relevante y conocido, es que el Fila brasilero proviene de la cruza de entre el mastín inglés, antiguo bulldog y el Bloodhound.

Por otra parte, se encuentran relatos asociados a la historia de Brasil, que indican que el Fila brasilero es descendiente del mastín español, con parentesco de razas de perros grandes de Portugal, como el Castro Laboreiro y el extinto Alana portugués.

En 1940, el Fila brasilero fue reconocido como una raza mundial ante la Federación Citológica Internacional, FCI, organismo encargado de establecer las normas para la crianza de perros entre otras funciones, gracias al Dr. Paulo Santo Cruz, llamado el “Padre del Fila” por su devoción al promocionarla.

Se dice, que la historia no reconocía la belleza de los Fila brasilero y que fue tal el entusiasmo del Dr. Paulo por esta raza, que decidió escribir el primer estándar característico, que posteriormente seria reconocido a nivel mundial en 1954.

Reconocido como un perro de presa, el Fila brasilero debe su nombre a que, filar en portugués, significa agarrar, sostener. Estos canes pertenecen a una raza de perro que muerde, agarra y no suelta; su característica peculiar le dio un anónimo, pero no desapercibido papel en la historia de la conquista, para los años 1500.

Su trabajo principal, en la época de la conquista del territorio brasileño, era proteger a los colonos de los ataques de nativos, animales salvajes como el tigre y el puma y usados para recapturar esclavos fugitivos.

Temperamento y personalidad

El Fila brasilero es una raza de perro de gran porte, protector, muy inteligente, activo, con habilidades para el trabajo de rastreo, de mucho coraje, determinación y sobre todo muy leal y fiel a su dueño, de allí el dicho brasileño muy popular “tan fiel como un Fila”.

En algunos países lo catalogan como un perro agresivo y de cuidado por su carácter protector, como dato curioso al respecto, países como España tienen su propia legislación para quienes decidan tener una Fila brasilero como mascota.

Cuidado y manutención

Es necesario acostumbrar a la mascota desde cachorro a un examen regular, bien sea por su dueño o por un veterinario, debido a que el Fila brasilero tiene partes de su cuerpo que necesitan constante atención.

Las patas, los dientes y las orejas son partes que se deben mantener en perfectas condiciones. El pelaje debe cepillarse una vez a la semana, cortar las uñas 1 o 2 veces al mes. Bañarlo una vez al mes o cuando lo requiera con champú Ph neutro, para mantener la salud de la piel.

Mantener las visitas al médico veterinario de ser posible cada 6 meses para evitar y prevenir las enfermedades, a las que los Fila brasilero se encuentran expuestos por su naturaleza física.

En cuanto a su alimentación, mientras sea balanceada y adecuada en cantidad, quien tenga uno de estos maravillosos ejemplares disfrutará de una mascota sana y de excelente energía.

Fila brasilero

Ambiente para el Fila brasilero

Al ser una raza de gran tamaño, los Fila brasilero requieren de cuidados adecuados a su apariencia física, no es una mascota de espacios pequeños, al ser un perro de mucha energía, necesitará espacios grandes con jardines, y por lo menos 2 a 3 caminatas diarias.

Es un verdadero compañero de familia y ama socializar con ellos, mientras su crianza este basada en el amor, límites saludables, con dueños equilibrados que le demuestren liderazgo sin usar la fuerza o la crueldad, sin duda alguna será un canino muy agradecido y súper fiel.

Problemas de salud más comunes en los Fila brasilero

Por lo general son perros muy activos, sanos y energéticos que no presentan muchos problemas de salud, pero algunos propios, generados por los cruces, se desarrollan en los ejemplares Fila brasilero, por eso es necesaria la visita regular al veterinario para prevenirlos.

Entre los que más frecuentes tenemos:

  • Problemas ortopédicos. Causados por la displasia de cadera, que pudiesen terminar en una osteoartritis.
  • Problemas gástricos. Debido a la dilatación gástrica que se origina cuando el perro ingiere aire, el estomago se hincha y puede provocar la muerte del animal.

El Fila brasilero es una raza apta para un público específico. Requiere de compromiso y disciplina, aunque en los años, se ha tratado de mejorar su carácter, sigue siendo un reto para quienes decidan tener en sus casas a este fiel y bello animal.